In Memoriam H.M.

diciembre 10, 2008

138679494_ca70fb060a_m1“Me pregunto en este momento si he hecho o he dicho algo mal. Sabe Ud.? En este momento lo tengo todo claro, pero qué ha ocurrido inmediatamente antes? Eso es lo que me preocupa. Es como el despertar de un sueño: simplemente no recuerdo.”

Se llamaba Henry Gustav Molaison pero hasta ahora lo conocíamos por H.M. para preservar su identidad y es que dejó este mundo sin saber que antes de él no conocíamos que existen lugares específicos para los recuerdos en el cerebro.

Cuando tenía 27 años para tratar una epilepsia muy grave  se le extirpó la parte medial de ambos lóbulos temporales, lo que comprendía la ablación de la  mayor parte del hipocampo y la amígdala. Las convulsiones remitieron practicamente pero Henry viviría ya para siempre con una amnesia anterógrada grave; aunque recordaba los episodios hasta la fecha de la operación ya no podría nunca más fijar recuerdos nuevos quedándose atrapado en el tiempo : no podía recordar a las nuevos amigos de la familia que se le presentaban, leía una  y otra vez las mismas revistas porque siempre eran información nueva para él, y aunque podía decir su fecha de nacimiento exactamente siempre subestimaba su  propia edad. La tragedia de H.M. hizo que se revisara la idea de que las funciones de memoria se distribuyen  de manera difusa y por igual en el encéfalo.El descubrimiento de que la lobulectomía temporal medial suprimió la capacidad de H.M. de establecer ciertos tipos de memoria a largo plazo sin alterar su rendimiento en pruebas de memoria a corto plazo apoyó la teoría de que el almacenamiento de la memoria a corto y a largo plazo se efectúa de diferentes modos.

Esperemos que los casos como el de Henry aceleren la investigación y no estén condenados a la irreversibilidad.

Anuncios